Inicio >> Complicaciones derivadas >> Retinopatía diabética proliferativa

Retinopatía diabética proliferativa

Este tipo comienza de la misma manera que la no proliferativa pero, además, hay neoformación de vasos sanguineos en la superficie de la retina o del nervio óptico. Estos nuevos vasos sanguíneos, de gran fragilidad, pueden desgarrarse y sangrar dentro del humor vítreo, que es la sustancia transparente y gelatinosa que llena el centro del globo ocular.

Si la sangre vuelve opaco el humor vítreo que generalmente es transparente, se bloquea la luz que pasa hacia la retina, y las imágenes se ven distorsionadas. Además, el tejido fibroso que se forma a partir de la masa de los vasos sanguíneos rotos en el humor vítreo puede estirar y retraer la retina, desprendiéndola del fondo del ojo. Los vasos sanguíneos pueden también formarse en el iris y causar aumento de la presión ocular, dando severas pérdidas de la visión.

El riesgo de que aparezca aumenta en las personas que más años llevan viviendo con la enfermedad, por lo que  se recomienda a todos los pacientes diabéticos que acudan a revisión con el oftalmólogo una vez al año.

Controla tu...
Drogas