Inicio >> Complicaciones derivadas >> Problemas de salud asociados a la diabetes

Problemas de salud asociados a la diabetes

La diabetes se ha convertido en uno de los problemas sanitarios más graves de nuestro tiempo, en nuestro país afecta ya al 6% de la Problemas derivados de la diabetespoblación. Se trata de una enfermedad crónica, cuya principal característica es la presencia de un nivel de azúcar en la sangre demasiado elevado.

La hiperglucemia no es una enfermedad inocua y, de no ser tratada adecuadamente, puede provocar graves complicaciones de salud. Los problemas de diabetes pueden llevar a alteraciones graves en diversos órganos del cuerpo así como en el sistema circulatorio, neurológico y en las extremidades.

Se calcula que en las personas que padecen esta enfermedad, el riesgo de sufrir problemas de corazón, cerebrales y en las arterias es de dos a cuatro veces superior que en una persona sana.

Tipos de problemas asociados a la diabetes

Los principales problemas de salud que aparecen como consecuencia de la diabetes son los siguientes:

Los pacientes diabéticos presentan una cicatrización alterada en heridas agudas y un cierre de los tejidos más lento y además son más sensibles a padecer heridas crónicas, como lesiones ulcerosas en los miembros inferiores, lo cual es causa de innecesarias amputaciones debido a infecciones.

La hiperglucemia o hiperglicemia es la presencia de excesiva glucosa en la sangre, el trastorno fundamental en todos los tipos de diabetes mellitus cuando hay un fallo en la producción de insulina por parte del páncreas.

El coma hiperosmolar o hiperglicémico es  una complicación frecuente de la diabetes mellitus y se caracteriza por la presencia en el paciente de deshidratación, hiperglicemia grave e hiperosmolaridad sin cetoacidosis diabética.

Diversos estudios determinan que existe un aumento de mortalidad e incidencia de la neumonía bacteriana debido a la cetoacidosis que sufren los pacientes diabéticos tipo 2 o con elevados niveles de azúcar en la sangre.

El riesgo de sufrir todo tipo de infecciones  es común en el paciente diabético porque el alto nivel de azúcar en la sangre altera la habilidad del sistema inmunológico de resistir los microorganismos invasores, como son los hongos y las bacterias.

Aunque no está demostrado totalmente que las infecciones habituales sean más frecuentes en el diabético que en el resto de la población, existen infecciones casi exclusivas del paciente diabético y otras que se desarrollan con mayor gravedad y complicaciones.

En el corazón diabético está disminuida la capacidad para transportar glucosa al interior de las fibras. Ello favorece el desarrollo de glucólisis anaeróbica con aumento en la formación de ácido láctico, lo cual origina acidosis intracelular con alteración en el manejo del calcio pueden deprimir la función ventricular aun en ausencia de isquemia.

La macrosomía fetal se da en bebés de madres diabéticas que presentan un peso excesivo a causa de la falta de control de la glucosa en la sangre. Aproximadamente entre el 15 y 45% de los hijos de madres diabéticas presentan macrosomía y están expuestos a la obesidad durante el transcurso de sus vidas.

Los pacientes con diabetes tienen un riesgo mayor de sufrir enfermedades del hígado, que la población general. Concretamente, los desórdenes metabólicos que sufren las personas con diabetes elevan el riesgo de hígado graso y de las complicaciones que esta condición conlleva a largo plazo: cirrosis hepática e incluso carcinoma hepatocelular.

La neuropatía diabética es una complicación frecuente de la diabetes originando daño en el sistema nervioso como resultado de elevados niveles de azúcar en la sangre.

Las personas diabéticas con frecuencia desarrollan este daño temporal o permanente en el tejido nervioso. Las lesiones en los nervios son causadas por una disminución del flujo sanguíneo y por los altos niveles de glucemia y tiene mayores posibilidades de desarrollarse si no se sigue un estricto control.

Está demostrado que las personas con diabetes tienen cálculos en la vesícula con mayor frecuencia que las personas que no sufren la enfermedad.

Los cálculos por lo  general pueden causar  leves molestias como sensación de pesadez, especialmente en el lado derecho del abdomen, hinchazón o gases, pero en algunas ocasiones los cálculos, especialmente los que son pequeños, pueden obstruir el conducto de salida de la bilis y hacer que la vesícula se inflame. Esto se conoce como colecistitis y puede requerir cirugía.


 

Controla tu...
Drogas